martes, 12 de septiembre de 2017

La piedra de la tranquilidad

Un pequeña idea que ha salido del corazón, frente a ese llanto desconsolado que brotaba de sus ojos...
Porque que haces frente a esos ojos que no encuentran paz?
Que le dices a esa pequeña niña que se está dando cuenta que crecer, a veces, duele?
Que los miedos son normales, que tienes la certeza que todo irá bien, que el primer día de cole será un éxito, pero que también tienes la certeza de que esa sensación de incertidumbre duele? Y duele de verdad.
Como puedes estar ahí con ella, cerca de ella, transmitiéndole tu cariño y tu calor, sin poder pasar esa puerta?
Como puedes hacerle sentir que estarás ahí con ella?
Darle ese abrazo si se siente insegura?
Decirle que no está sola, si se encuentra sentada en una esquina sin nadie que quiera jugar con ella?
Decirle que es mas fuerte de lo que cree, cuando le tiemblen las piernas?
Como darle ese beso en la frente que lo dice todo?

Mientras acariciaba su pelo y le contaba mi primer día de cole (parecía que estaba contado alguna historia de la edad media! jaja!!) pensaba en las características que tenia que tener "mi-idea-aun-no-bien-definida".

Quería entregarle algo sencillo, que adquiriera significado por el gesto en sí, por lo que iba a representar, no por el valor material del mismo.
Tenia que ser pequeño. Lo suficientemente pequeño para que cupiera en la mano de LaDani, 6 años. No tan pequeño como para perderlo, pero sí lo suficiente para que cerrando el puño nadie pudiera verlo. No fuera a meterla en un lío el primer día de cole!
Tenia que ser un secreto, algo que pudiera tener en la mano la mañana entera si fuese necesario, sin que nadie le llamara la atención.
Un papel, como muchos de los post-it que le dejaba en la merienda el curso pasado no valían en esta ocasión porque se estropearian, porque estaría mas pendiente de no arrugar el papel que de otra cosa.
Me imaginaba a mi misma, buscaba en mis sensaciones: algo resistente, contundente, que con un solo apretón de mano te recordara de golpe que estaba ahí, y que todo iba a salir bien...

Pues una pequeña piedra. Un pequeño canto de río, redondito, de los que se encuentra en los jardines o en una excursión de domingo. Viene bien recolectar piedras, conchas, pequeños secretos que esconde la naturaleza.
Le he dibujado con un rotulador permanente una pequeña estrella. A nosotras nos gustan mucho las estrellas porque nos recuerdan a los deseos y a los sueños. Pero podía haber sido cualquier otro dibujo o símbolo. Cualquier cosa que signifique algo especial o simplemente le guste.

Ya no quedaba nada mas que hacer entrega de su nuevo "amuleto" que la acompañará el primero día de primaria en su cole nuevo, y todos los días que LaDani quiera.
Apretando su piedra de la tranquilidad  recordará todo aquello que hemos hablado la noche anterior: no estará sola, todo irá bien, hará muchos nuevos amigos, aprenderá muchas cosas nuevas y disfrutará mucho! Yo estaré fuera para esperarla. 

Ademas es increíble ver como una piedra que de por sí es fría y sin vida, acunada en una pequeña mano temblorosa, se vuelve enseguida caliente. Y poderosa!!!!

Nuestra piedra de la tranquilidad ha ayudado a LaDani a ser valiente, a entrar con la cabeza bien alta y decidida a disfrutar de su primer día, a no sentirse sola.
Y ya descansa tranquilamente en su nuevo estuche de purpurina azul, seguramente orgullosa por la gran labor prestada hoy, a la espera de otro día o de otro momento en lo que LaDani solicite su precioso servicio!

Un gesto sencillo, hecho con amor, mucho amor, que espero recuerde con mucho cariño cuando sea ella misma la que cuente a una pequeña niña desconsolada que llora en su regazo su primer día de primaria!

P.d. La Valerie también tuvo su piedra de la tranquilidad esta mañana, solo digamos que no le hizo ni caso. Literalmente. Hasta que un niño se la vió y entonces usó sus armas "seductoras" para chincharlo y restregársela en la cara una y otra vez. Hasta que un repunte de cariño volvió a asomar en su interior y terminó por prometerle a su nuevo amiguito que otro día le llevará una piedra de la tranquilidad a él también. 




lunes, 11 de septiembre de 2017

Entra en clase bambina mia

No podía ser de otra manera. La vuelta al cole, el primer día de primaria, en un colegio nuevo, sin compañeros ya conocidos... esto merece un post. Merece ser recordado. 
Porque pronto nos olvidaremos de lo que sentimos, pero son recuerdos que quiero grabar, que quiero leer y releer cuando sienta que esos colores se van borrando de la cabeza para dejar espacio a nuevos desafíos, a nuevos asombros y a nuevas emociones.
Pero hoy cuenta esto. Y nada mas. Y perdona si te parece poco.

El verano está terminando, se nota por las mañanas oscuras y por la noche que llegan cada vez mas pronto. Por el fresco que entra por las ventanas, por los erizos que ya están en el suelo llenos de castañas, entre alguna que otra hoja seca. El cole empieza.

Y todavía con el sabor de la sal en la piel, con los recuerdos del campamento de verano en los ojos, con la música de las vacaciones en las orejas, te das cuenta que en unas horas empieza el cole. Aquella idea que has dejado alejada en los meses de calor, ya es una realidad.
Has preparado con alegría e ilusión el material y la ropa, pero era ilusión por hacerte mayor. Por sentirte una chica grande, nada mas y nada menos que una chica de Primaria. Con P mayúscula.
No era ilusión por ese cole nuevo, que revolotea sobre tu cabeza con su sombra oscura....
Y de repente esa frase, entrecortada: "mamá, estoy nerviosa e angustiada!".
Angustiada!! Todavía me pregunto donde aprendes esas palabras. Yo con 6 años jamas diría "Angustiada!".
Pues, cariño, angustiada por no saber que te espera mañana, verdad?
Diana. Bingo. Canasta.
Que hay pero que el NO saber? Porque cuando uno sabe a lo que se tiene que enfrentar, por muy nefasta que se presente la situación, te puedes mentalizar. Puedes buscar la mejor solución, salida, ataque....
Pero ante el "no se que me espera" como reaccionas? 
Pues con angustia. Mucha. Y con miedo. Mucho.
Si señora. 
Debo decir que reconoces perfectamente tus emociones. Mejor explicado con palabras imposible!

Y como te explico yo que esa sensación la conozco muy bien? Que la notaras en tu barriga una, diez, cien, miles de veces?
Que te cagaras de miedo y de incertidumbre antes situaciones desconocidas...Que lloraras por esa angustia que quiere salir a borbotones de tu cuerpo para no ahogarte hasta quedarte dormida con los ojos hinchados...Que darías lo que fuese por saber que es lo que te espera ahí fuera o por saber  "que pasará"....Que no hay formula mágica para evitar sentirse así...
Pero si hay una receta que no falla:
Siempre que sepas afrontar tus miedos e inseguridades, saldrás ganadora. Siempre. Porque tener el valor de enfrentarte a ello, es la mayor victoria que puedas conseguir.
Y no importa cuan alta te parecerá aquella montaña, tu empieza a escalar. No importa cuan profundo parezca ese mar, tu empieza por meter la cabeza debajo del agua. No pienses en que pasará cuando cruces esa puerta que huele a lapices y goma de borrar. Tu solo entra en clase. 

Y entre largos abrazos y palabras susurradas al oído, que mejor historia que contarte mi primer día de clase, para relajarte un poco y recordarte que aunque parezca un dinosaurio ante tus ojos, mamá también tuvo su primer día de primaria? Seguro que el recuerdo no es exacto pero aun puedo visualizar esos mandilones blancos, impolutos (en mis tiempos se usaba así!) y la mochila mas grande que yo. Entré temblando y no tomé asiento hasta ver donde se empezaban a sentar los demás. Al final me senté en unos de los primeros pupitres, a lado de la niña mas pequeña de clase. Le pregunté su nombre. Vera, me dijo. 
Y en ese mismo instante el corazón dejó de bombear tanta sangre a la piernas porque ya no había que huir corriendo y las pupilas volvieron a su tamaño normal porque ya no había que buscar al enemigo entre matorrales oscuros. Señal de peligro retirada!

Esta mañana he visto como tus ojos se llenaban una y otra vez de destellos listos para salir chispeando por tus mejillas y como disimulabas abriendo la boca tanto hasta provocarte bostezos. Uno tras otro...eres muy buena haciéndote la fuerte. Aunque recuerda que si tienes ganas de llorar, lo mejor es llorar.
Aun así entiendo que te hayas querido poner a prueba y sentir aquella Niña Mayor de Primaria que querias ser. Agarrada a tu nueva mochila y la mágica "piedra de la tranquilidad", con todo el valor que has sido capaz de reunir allá fuiste, a dar un gran paso hacia el mundo. 
Ese mundo que en días como hoy me recuerda de nuevo que eres suya y de nadie mas.
Ese mundo que tienes a tus pies.
Ese mundo que tendrás que descubrir y sobre todo disfrutar!

Eres mi campeona y siempre que te sientas con miedo o angustia recuerda que esconderse bajo las sabanas, envuelta en un gran abrazo, llorando y dejando salir todo la tensión que sientes, es la mejor receta para levantarse al día siguiente lista para conseguir un nuevo éxito!!!!

Entra en clase Bambina Mia. Tu solo entra en clase.
Yo te espero aquí fuera, para cuando me necesites!
Mamma.


besties




jueves, 15 de junio de 2017

Mi Segunda Oportunidad

Gracias por ser mi segunda oportunidad.

De verdad. Tienes un poder que no sabes tener. En este blog he escrito muchos posts en mi primera etapa, cuando tu todavía no habías llegado a nuestras vidas, hablando de LaDani. Después otros dedicados a ti, algunos  dirigidos a ambas…algún mensaje que he querido dejaros para cuando estaréis listas para leerlos, asimilarlos, comprenderlos…

Ser primera hija tiene un privilegio: todo es nuevo. Todo es asombroso. Todo parece tan maravillosos e increíble que nos lleva a vivirlo con una gran emoción e intensidad. Y aunque para otros parezca la chorrada más grande del mundo, las primeras veces siempre son especiales. La primera caricia al bebe, las primeras babas, las primeras papas, el primer diente, las primeras palabras, los primeros pasos…y después los primeros dibujos, las primeras sencillas palabras escritas en un folio, la primera vez en bicicleta o en los patines, la primera visita del Ratoncito Perez, el primer festival de fin de curso….

LaDani te arrebata muchas primeras veces. Es así. Es ley de vida. Es inevitable. Para ti serán tus primeras veces y ahí estaremos para vivirlas contigo y celebrarlas. Pero esa magia y esa emoción serán diferentes para mi y para el compañero de piso.

La experiencia es maravillosa porque te da una seguridad y una tranquilidad que te permiten vivir más serenamente las situaciones, aunque también es cierto que le quita “adrenalina”, que “las antenas no están puestas tan arriba y tan tiesas” como las primeras veces.
Con esto no quiero decir que sean menos importantes o menos bonitas “tus primeras veces”, pero quiero que entiendas que nuestra sociedad va tan rápido que por desgracia, no nos enseñan a saborear cada instante que nos viene dado. Cada regalo. Y a veces parece que estamos viviendo una vida diluida.

Pero…..Sí hay un pero. Un Pero muy grande.
Y es que tu tienes una magia y un poder que te ha sido otorgado simplemente por ser LaSegundaHija.
Tu me das la oportunidad de vivir con intensidad un nuevo abrazo, una nueva caricia, una nueva noche juntas en tu pequeña cama. LaDani me ha regalado las emociones de las primeras veces, mientras tu me regalas cada día la oportunidad  de disfrutar de las pequeñas cosas, de los momentos juntas, del aquel día a día que parece tendremos para siempre y que sin embargo va cambiando bajo nuestros ojos, de forma casi imperceptible, hasta que un día nos damos cuenta que todo a nuestro alrededor ha cambiado y que no hay vuelta atrás.
Cuando me dormía con LaDani no pensaba que algún día ella ya no estaría en mis brazos…Y sin embargo ya no recuerdo la ultima vez que me abracé a ella hasta entrar en el mundo de los sueños. Ayer era mi bebe y hoy ya es una pequeña chica.

Pues ahí estas tu: mi bebé, mi rubia, mi monito que se agarra al cuello con ímpetu, con ganas, con energía. Mi bebé rechoncho con la piel suave como el terciopelo, con ese olor tannnnnnn, tannnn, tannn tuyo. 
Y te aprieto suavemente para no hacerte daño, pero ahí dentro, en ese abrazo, meto todo el amor que soy capaz de sentir, toda la felicidad que puedo experimentar, todo el cariño que eres capaz de despertar en mi…todo mi ser. 
Y grabo esos momentos que tu me regalas porque sé que eres mi segunda oportunidad y esta vez no la quiero olvidar.
Esta vez no quiero estar ahí pensando en el trabajo, en lo que tendré que hacer en cuanto te quedes dormidas o te vayas al cole, no quiero pensar en las llamadas que me quedan por hacer…engañándome a mí misma de que mañana seguirás ahí para otro rato más.
"Hoy es hoy" como me dices tú siempre. Y es hoy cuando estás aquí conmigo, tan bebé, tan rubia, tan monito. Y es hoy cuando decido vivirte con intensidad.

Es hoy cuando recuerdo a mi misma que cada minuto que pasa no vuelve y es con la tranquilidad que me ha dado la experiencia y con la  firma convicción de no querer dejar pasar este instante, que quiero vivirte. 

Que quiero disfrutar de mi Valerie. De mi Gran Segunda Oportunidad.