jueves, 21 de marzo de 2013

A te

Esta mañana estaba conduciendo (qué raro, no?) y mientras estaba repasando mentalmente todas las llamadas que tenéa que hacer de repente me he puesto a escuchar una canción en la radio. Tengo siempre la radio puesta pero es más el tiempo que está enchufado el manos libres que el que realmente escucho música. Ademas estas tu ahí conduciendo y rara vez escuchas realmente una canción y su letra hasta el final.
Pero cuando pasa y te centras en las letras hay palabras que te llegan hasta dentro...y así te encuentras llorando a las 8:30 tu sola en el habitáculo de tu coche en la AP-9 dirección A Coruña. Y la cabeza empieza a darle y darle y darle...
Te imagino adolescente cerrada en tu habitación con la música a tope bailando delante del espejo mientras te pruebas todos los modelitos habidos y por haber. O yendo a todas partes con  los cascos enchufados en las orejas mientras yo iré detrás tuya gritando como una histérica sabes dios qué y frustrada porque no me harás caso ninguno. O sentada en un rincón del pasillo del instituto con tu amiga sentada a tu lado escuchando la canción del grupo de moda de esos años, mientras los ojos se os llenan de lagrimas porque el chico que os gusta no os mira...
Te veo compartir en tu muro frases de canciones que marcarán tus días, tus experiencias;  descargando para tu playlist los temas que te han llegando al corazón, esa música que te hace sonreír, que te da energía o la que te remueve las entrañas...
La música tiene este poder: cogerte de repente y con solo 3 notas transportarte a lugares y tiempos en los que has estado años atrás, como si se tratara de una alfombra mágica...
Espero tu padre logre transmitirte ese amor por la música que lo caracteriza y que tu consigas grabar en tu mente las mejores canciones de los mejores momentos de tu vida.
Mientras estaré a tu lado viendo como los días hacen su curso y esas imágenes que se dibujaron en mi cabeza esta mañana se harán realidad, no me queda nada más que dedicarte esta canción que me recuerda nuestros primeros días juntos y las mañanas pasadas entre pañales, biberones, risas, lloros, momentos de inmensa alegría y otros de agobio total...todos únicos, inigualables y mágicos!


Gracias mi niña.

1 comentario:

  1. Impresionante!!!!!!!!
    El apasionado de la música, hey, ho, let´s Go!!!!

    ResponderEliminar