martes, 19 de noviembre de 2013

Agenda 2013

Estoy en casa. Oficialmente desde el lunes de la semana pasada.
Desde que me quedé embarazada, mejor decir desde que se me pasaron las nauseas, porque hasta ese entonces era solo un gusano que se arrastraba por el suelo con mala cara y semblante asqueado todo el santo día, pues venia diciendo que desde hace unos meses, día mas día menos no marca la diferencia, cada vez que pensaba en el tiempo libre que iba a tener, montón de ideas me llenaban la cabeza.
El resultado de todo esto es que ahora me encuentro en mi casa, con mi agenda en la mano, con 2 hojas llenas de "cosas que hacer", antes de que nazca el bebé.
Sí, porque siendo el segundo hijo, la experiencia enseña que el día del parto equivale al día 0. Todo se borra. Todo se anula. Cero. Tu vida antes del parto ya no existe. Todo cambia. Y no hay marcha atrás. Solo puedes mirar hacia adelante y no malgastar energías mirando hacia al pasado.
Que empiece la nueva vida. Que el bebecito de 3-4 kilos, como mucho, se adueñe de nuestras vidas. Que empiece el baile.
Recuerdo que cuando estaba embarazada de LaDani le decía a mi jefe que iba a trabajar desde casa. Que ingenua era entonces...no sabia que era atender a un recién nacido, a tus tetas que parecen explotar de un momento a otro, a la falta de horas de sueño que jamas volverán, a los puntos que te dieron allí donde debería ser punible por ley meter agujas e hilo,a tus hormonas tan simpáticas que se divierten a cambiar rumbo y a volverte loca, a esas lagrimas que salen sin un porque...
La realidad ha sido bien diferente y, como podéis imaginar, mi jefe tuvo que apañárselas solo. Yo desaparecida. Sin  rastro en el mapa. Encerrada en mi mundo con LaDani, hasta 15 días antes de reincorporarme.
Esta vez, me ahorré quedé como mentirosa. Si pasa algo urgente sabéis donde encontrarme. Y punto.

Así que me encuentro desde el lunes pasado en chándal - pijama (según el momento del día que corresponda!) con mis 2 hojas delante, sin saber por donde empezar. Me agobio,ya se me está cerrando la garganta, me falta el aire. No respiro. No tengo tanto tiempo a mi favor, hay que tener en cuenta que están las fiestas también por ahí...no conseguiré jamas hacer tantas cosas, tantos proyectos, tantas ideas...
Ha sido bonito...pero yo tiro la toalla. Me tumbo en mi sofá, viendo el tiempo pasar. Hasta el nuevo día 0.



Porque,la verdad, uno intenta organizarse, en serio, pero...parece casi peor...
La primera semana ya se ha acabado y cuantas cosas he conseguido tachar de mi lista? 2. D-O-S!
El compañero de piso, él, intenta ayudar dentro de lo que cabe: tienes que crearte una rutina diaria, dice!
Y yo lo intento, lo prometo, pero cuando no trabajas el tiempo pasa demaaasssiiaaadddooooo de prisa. Que coño de broma es esta?
Me levanto, desayuno, enciendo el ordenador y empiezo a leer blogs y a buscar ideas para lo que sea, hasta que se despierta LaDani. Que ella también,  no ayuda para nada, parece que tiene un radar: a veces ni siquiera he tomado el café que ya se despierta!
Vistela, dale el desayuno, llévala a la guardería, y mientras estas de vuelta a casa...alá que ya se te ha ido hora y media.
Haz las camas, recoge juguetes por aquí y por allá, pasa la aspiradora, prepara algo para comer y...alá que ya se te ha ido toda la mañana.
Que luego quieres ir a la piscina? Que si quieres ir a andar un poco? Justo para no ponerte como una ballena? Y ya te llega la hora de ir a buscar a LaDani . Y cuando está ella rondando por ahí necesitas dedicarle toda tu energía y a poder ser, la de la vecina también!
Así que esa lista tan grande, 2 hojas, deberá esperarte hasta al dia siguiente...y al siguiente....y al siguiente...
Y mi curso de pilates, el de yoga, el de coser a maquina, el de cocinar, etc....quedaran solo ideas bonitas en unas hojas de la agenda del 2013.




No hay comentarios:

Publicar un comentario