martes, 15 de abril de 2014

El amor no se divide, se multiplica

Por fin me he decidido escribir sobre aquella frase que ha dicho mi amiga Nati hace unos meses, cuando mi barrigon de 8 meses estaba a punto de explotar: "con los hijos el amor no se divide, se multiplica".

He estado esperando 2 meses y reflexionando sobre ello cada noche en mis horas-de-lactancia-reflexiono-sobre-la-vida.
Y la verdad es que todavia no lo tengo claro! Para nada, ademas.

Es dificil decifrar el revoltijo de sentimientos y conexiones cerebrales que te martillean la cabeza sin parar,  a lo largo de todo el dia. Son como miles de señales y pensamientos por nanosegundo que se amonton en tu interior y que no eres capaz de decifrar. Es una sensacion rara.
Al principio daba la culpa, como no,  a mis amigas Las Hormonas, que andaban locas como quinceñeras desbocadas en sus primeras salidas nocturnas, con la electricidad que le recorre todo el cuerpo, buscando hacerse un sitio en el mundo.
Te sientes rara, no sabes si estas triste,  contenta, enamorada, sobrepasada, nerviosa, relajada, muerta de sueño...
Bueno, muerta de sueño Sí que lo estás!!!
Y entonces das las culpa a eso.
Yo todavia hay momento en el dia en los que siento que estoy-pero-no-estoy. Quiero decir que fisicamente me ves pero mi cabeza está en modo off. Duerme ella, la cabrona. Estoy espesa, no recibo señales del mundo exterior,  voy lenta. En esos momentos no intentes tener una conversación conmigo porque las respuestas llegaran con 3 minutos de retraso, tipo teleconferencias Sidney-Londres, la señal tarda en llegar y la respuesta a la primera pregunta llega cuando tu ya estas formulando la siguiente.
Así que con ese retardo es imposible decifrar los sentimientos, me decia a mi misma.
Y espera que te espera, llegará el dia en que todo se hará claro. Lo notaras en tu interior. El corazon se hace mas grande para albergar ese segundo gran amor de tu vida.
Y una mierda.
Nada de nada.
Eso era lo que me decia a mi misma, pero sigo esperando esa sensacion y no llega.
Ojo: quiero decir que no he notado el corazon hacerse mas grande,  no es que no quiera a mi #hija2.
Todo lo contrario. Estoy viviendo mi "otro gran enamoramiento".
Sigo borracha de amor.
Sí,  esta es la definicion de como me siento cada dia desde aquel 17 de febrero: borracha de amor.
Vista nublada, euforica y a ratos sobrepasada por la situacion, en balia de las emociones, queriendo abarcar todo, intentando ser justa con ambas, dejando que un turbinío de amor, felicidad, cariño,  protección, entusiasmo, preocupación y alegria, baile salsa en mi cabeza, hasta que noto como me explota.
Sigo con ese "mágico alcol" en las venas que no me deja decifrar mis sentimientos hacia ellas, mis dos tesoros, mi dos princesas,  mis dos corazones.

Cuando eres padre por partida doble (o mas) evitas contestarte a preguntas tipo: quien es la mas guapa, la mas buena, la mas graciosa...siempre le ves lo bueno y lo malo a ambas por partes iguales.
Y si al final no lo logras y se te escapa un elogio de mas hacia LaDani, ya vas a buscar enseguida otra calidad de LaValerie. Que si el compañero de piso dice que LaValerie es una muñeca, tu enseguida añades "como LaDani".
Y en esos momento recuerdo la frase de mi Gran Jefe que en una cena me dijo "que los padres ya se encargan de equilibrar el amor hacia los dos hijos".
Si uno tira un dardo a favor de #hija1, la otra juega en el equipo #hija2. Luego intercambias. Y cambias de equipo las veces que haga falta, solo para que reine el equilibrio entre tu corazon, tu cabeza y tus dos razones de vida.

Me vuelvo loca intentando ser justa e imparcial con las dos. Mando a callar frases tipo "sí pero LaDani estaba antes" "ya pero LaValerie es tan pequeña" "sí pero LaDani ha sido la primera de todo" "sí pero con LaValerie estás disfrutando mas porque estás mas relajada"....y así hasta el infinito...
Son efectos secundario de esa borrachera de amor que embriaga mi ser.
Gasto energia en acariciar la cabeza a LaDani, mientras LaValerie come de mi pecho. Y en grandes abrazos de 3. Y en intentar vestir y desvestir una muñeca con una mano, mientras con la otra acuno a un bebé de verdad que llora porque no consigue quedarse dormido. Y hago malabarismo para bañar a las dos o para frenar esa energia arrolladora de LaDani hacía su hermana sin por eso escatimar en besos y caricias. Ando todo el dia con el movil sacando fotos a una y a la otra. Sufro cuando LaDani me llama desde su habitación y yo no puedo correr hacia ella como antes porque estoy dando de comer a LaValerie, al mismo modo que sufro cuando estoy tumbada con LaDani leyendo su cuento favorito y escucho a LaValerie llorar en la habitación de a lado.
Me enamoro de LaDani como el primer dia cada vez que aprende una nueva cancion o un "baile de princesa" y tambien me enamoro cada dia con cada sonrisa de LaValerie y sus primeros descubrimientos.
Es algo raro, extraño, complicado de definir con palabras. Es amor en estado puro, con todas su cosas bellas y menos bellas, que cada relación tiene. 

Multiplicado por dos, eso sí. 

Será esto lo que queria decir mi amiga?
Puede que sí.  Lo averiguaré!

No hay comentarios:

Publicar un comentario