domingo, 11 de mayo de 2014

Ser segunda

Eres segunda, Valerie.
Es un hecho.
Nadie lo ha decidido.
Te ha tocado.
Papá y yo somos primeros, así que no tenemos experiencia en esto de ser segundos y no sabemos explicarte lo que esto conlleva, aunque es cierto que hay cosas que estan claras desde el primer momento...

Es cierto que si eres segunda nunca serás la protagonista de las primeras veces...En tu caso ese es un derecho reservado a LaDani. Aunque seguro que tu también nos reservaras momentos unicos y muchas primeras veces que crearas tu misma, por tu forma de ser.

Es cierto que si eres segunda el 90% de lo que llevas puesto será heredado y el 10% restante será regalado...mamá ya no tiene esa locura de compra compulsiva, ademas sabe que la ropa apenas da tiempo usarla y que se aproximan gastos mas importantes. La putada de ir madurando, se llama!
Y que iras al bautizo con el mismo vestido que tu hermana, con la excusa de que hace ilusión que useis lo mismo...

Es cierto que si eres segunda nadie te llevará al médico, por mucha fiebre que tengas, hasta que se te perfore el timpano. Uy!, sangre, quizas la niña tiene algo.
Los nervios de primeriza dejan sitio al pasotismo total.

Es cierto que ser segunda quiere decir dormirse en el medio de un dolby surround que dispara a todo volumen "sueltalo, sueltaloooo" de Frozen. O que te despierte una hermana que asalta tu cuna gritando, justo cuando acababas de cerrar los ojos...

Pero tambien es cierto que ser segunda significa pasarse todo el dia en brazos a mamá,  porque por experiencia sabe que nada-de-mal-acostumbrar, que antes de que llegue el otoño ya no querras dormirte en sus brazos,  así que a aprovecharlo a tope.

Es cierto que ser segunda significa vivir de pleno cada minuto juntas, saborearlo de verdad, disfrutarlo. Porque ya no estan los nervios y el agobio de la primera vez. No está ese temblor costante y ese nudo en el estomago.  Solo gestos firmes y muchas ganas de vivirte.

Es cierto que ser segunda significa no tener prisa por crecer, por empezar a comer papas,  empezar a gatear, hablar, andar....Es todo lo contrario. Es "quiero vivir el hoy y el ahora". Es "no vayas tan rápido,  que te pierdo".

Es cierto que ser segunda significa no sentirte nunca sola. Levantar la cabeza y encontrar esa hermana loca con la cual podrás reirte, llorar, gritar, enfadarte, hacer las paces, mirar en silencio las estrellas, jugar debajo de las sabanas mientras los mayores duermen.

Así que si lo piensas, ser segunda no está tan mal, no?





No hay comentarios:

Publicar un comentario