martes, 24 de junio de 2014

Hubo un dia en el que...

Hubo un día en el que te cogí en brazos por primera vez. Tu tan pequeña que cabías en un brazo.
Hubo un día en el que pusiste una pierna debajo de la otra, te pusiste a cuatro patas y empezaste a gatear. Limpiando casa con tus rodillas.
Hubo un día en el que cruzaste el salón andando tu sola, sin agarrarte a nada. Tus primeros pasos de pingüino recorriendo mundo.
Hubo un día en el que soplaste tu primera vela. Y te llenaste la cara de chocolate. Y empezamos a darnos cuenta de cuanto corre el tiempo.
Hubo un día en el que cogiste tu sola la cuchara y empezaste a comer. Orgullosa enseñabas a todos como estabas aprendiendo a ser independiente. Y mayor.
Hubo un día en el que dijiste tu primera frase estilo "Tarzan". Con los verbos sin conjugar.  Y desde entonces cada día aprendes mas palabras.
Hubo un día en el que dijiste tu primera frase toda en italiano. Emoción absoluta.  Y ver como traduces y como pasas de un idioma a otro me llena de orgullo.
Hubo un dia en el que soplaste dos velas. Con un disfraz de vaquita, en una super fiesta de "La Granja". Disfrutando como locos viendo como te gustan las fiestas. Eres alegría en estado puro.
Hubo un día en el que aprendiste a saltar. A hacer "pirivueltas". A saltar a la pata coja. A jugar al escondite, aunque siempre dices donde te escondes antes de que te vaya a buscar.
Hubo un día en el que te despiertas y ya has soplado también la tercera velita, disfrazada de Blancanieves, en una fiesta con tus primeras amigas de la guardería y con castillo hinchable.
Hubo un día en el llega el verano y nos damos cuenta de que ya han pasado 3 años desde aquel primer día de guardería. Te he dejado por primera vez en los brazos de aquella profe que pesabas poco mas que 6 kg. Y te recogo ahora chica rubia, habladora, juguetona y feliz.
Y para celebrar el fin de esta etapa tan bonita, que todavía no he asimilado que se ha acabado, porque no celebrarlo con un super-mega-finde en la "casa de las hadas"?
Así que...
Hubo un día en el que nuestro pequeño bebé preparó su mochila, se despidió con un rápido beso y se subiò al autobús. Y se fue a pasar dos días mágicos sin mamá y papá.  Buscando tesoros, plantando arboles, haciendo fiestas de pijamas,  viendo hadas multicolor volando a pocos metros de ella.

Y darme cuenta de que la que vuela eres tu. Con tu fantasía. Cada día mas lejos de aquí...
Que grande estas pequeña mía!



p.d: para aquello que se preguntan que es "la casa de las hadas", es una casa rural, donde los niños duermen en grupo en las habitaciones y donde de noche, aparecen hadas mágicas volando por el jardín....pero ssshhhhh...es un secreto!!

1 comentario:

  1. Qué bonito todo lo que escribes, y cómo te entiendo, ¡estoy igual que tú! viendo a mi niña hacerse mayor sin que me de tiempo a disfrutarla...

    ResponderEliminar