lunes, 6 de octubre de 2014

Fiebre amigdalitis y ulcera corneal


Este post lleva mas de dos meses esperando ver la luz del día. 
Sabéis porque no lo había publicado hasta hoy? Quizás, por falta de tiempo.... 
Y sabéis porque me bino a la cabeza hoy este post? Porque por fin se ha acabado esta semana de locura en la que la Señora Fiebre ha decidido volver a visitarnos!
Próxima entrega de semanas-con-fiebre dentro de 2 días!



Así estoy yo...LLorando a moco tendido. Porque? Porque esto es matematico. No falla nunca. Un sistema ajustado y calibrado a la perfección...
"Que mamá empieza a trabajar?"
"Pues yo me pongo enferma!"
Y da igual si LaDani ya estuvo con amigdalitis hace menos de un mes. Si lleva los últimos 7 meses alternando amigdalitis víricas con bacterianas.
Ella lo tiene claro: cuando mamá empieza a trabajar su mecanismo de defensa se pone de huelga y sube la fiebre. A 38°n 38,5°, 39,5°....ya puestos, que sea por todo lo alto.
Y así empiezan mis días. Organizando los días con el compañero de piso, escribiendo y borrando horarios y cruces de la "mágica pizarra de la cocina"...parece un tetris organizarse dos adultos, dos niñas, turnos de trabajo, comidas, meriendas...
El compañero de piso y yo pasamos el día delante de esa mágica pizarra intentando memorizar horarios, saber quien tiene que recoger a quien, si tiene que llevar merienda LaDani o calcular cuanta leche para los biberones de LaValerie, repasando el calendario por si toca alguna revisión medica...
Si falla el mas mínimo detalle un día de estos nos olvidamos una de las niñas en la guardería!
Así que a 3 días de empezar a trabajar las amígdalas de LaDani se visten de flamenca (rojas con grandes lunares blancos!) y la fiebre manda al traste nuestra nueva rutina.
Si dicen que para acostumbrarse uno a algo hacen falta 21 días, 3 días no dieron ni pa coger el ritmo.
Que si el jueves libra el compañero de piso. Ufff menos mal que el día está arreglado.
Que si el viernes es festivo en Galicia. Bien. Empatamos sábado y domingo y como dicen por aquí "malo será" que no tengan tiempo para aburrirse las amígdalas y volver a su tamaño natural.
Y da igual si te pasas el puente con solazo y tu encerrada en casa sudando como pollos y cruzando los dedos para que se le pase! El lunes se acerca demasiado deprisa y esta fiebre no remite.
Que hago? Pido el dia libre después de trabajar 3 dias contados?  Me pego un tiro, firmo la baja voluntaria y emigro al Caribe a vender zumos en la playa? Pido el favor a la vecina-de-casa-que-no-abuela pero como si lo fuera?
Pues sí. Pido auxilio. A ella como niñera y a su hija como chófer!
Que pinta un chófer en toda esta historia?
Pues que entre juegos y mas juegos para entretenernos en nuestro fin de semana / sauna sueca, mi tierno bebé de 5 meses, LaValerie, que tiene cuchillos en vez de uñas (Eh, que yo se las corto, pero esas esquinitas que quedan son mas peligrosas que los cuernos de un toro en los San Fermines...) decide acariciarme la cara y como todavía no calibra bien me mete un dedo en el ojo...
Y así fue como lo que inicialmente iba a ser una tierna caricia a mami derivó en una ulcera corneal.
Con parche 2 dias, tratamiento, controles...
Como reincorporación no ha estado nada mal. Mi jefe se habrá partido el culo de risa delante de mi foto con ojo parcheado para justificar que no podía conducir y la rutina que me había marcado seguir para que el mecanismo casa-trabajo-hijas funcionara a la perfección,  se ha ido al traste a la primera semana.
Genial. Si esto es solo el inicio no quiero imaginarme la situación dentro de un mes!!
Y tu? Como concilias cuando la fiebre decide visitar tu hogar durante unos dias?

No hay comentarios:

Publicar un comentario