lunes, 13 de abril de 2015

De vuelta a casa

Nuestras mini vacaciones a Italia se han acabado.
Han sido unos pocos días para desconectar, cargar pilas, engordar con esas pizzas que me vuelven loca y volver a la rutina.


El avión despega, los Alpes se quedan atrás y Milán va quedando ya lejos...

Cuando pienso que llevo en España mas de nueve años, un efecto ansioso-claustrofobico me deja sin aire unos segundos.
La broma de marchar un año o dos a ver que pasa, se ha convertido en: hipoteca, compañero de piso, #hija1, #hija2....ok ya no ha vuelta atrás....


De verdad llegará un día en el que sea mas española que italiana? Cuando tenga 48 años habré pasado mas tiempo en España que en Italia... Y entonces que pasará?? Mas tiempo pasa, mas aumenta la frecuencia con la que me planteo esta pregunta.

Los italianos tenemos sentimientos patriotas muy fuerte, y aun así cuando vuelvo a mi casa, la siento cada día menos mi casa y tengo cada vez menos cosas que hacer ahí..
A medida de que pasan los días hecho de menos mi cama. Que está en España.
Hecho de menos mis rutina. Que está en España. Hecho de menos alguien a quien contarle el día a día...

Porque cuando vives lejos y puedes volver pocas veces al año, te pasas los días relatando las cosas mas importantes que han pasado en los últimos meses, los acontecimientos que merecen la pena ser recordados, los cotilleos de todo el pueblo. Pero los detalles del día a día, esa llamada a la amiga que toque, ya no la tienes...
Entonces te sientes rara, casi huérfana. En España soy la extranjera. Y en Italia soy la que vive fuera...
Donde me ubico entonces?

No lo se.
Lo único que se es que tendré que estar donde pueda asegurar la mejor vida a mis niñas, donde pueda asegurarme que estarán bien.
Y de momento elijo Galicia!
Ellas mandan! Y a mi esta sensación rara se me pasará dentro de unos días. 
Como siempre.





2 comentarios:

  1. ¡No sabes cómo te entiendo! Esa misma sensación tengo yo, aunque no haya cambiado de país. Pero es así. En Huelva tengo mi casa y mi vida pero me falta una parte de mi vida y se que no soy de aquí. Pero cuando voy a Galicia me siento como si no fuera de allí, a pesar de haber nacido, crecido y vivido casi media vida allí. Es como ser de ambos lugares y de ninguno a la vez, ¡una sensación muy extraña!

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón Ale, es una sensación muy rara...pero tenemos que aprender a convivir con ella!! aunque es bonito sentirse ciudadana del mundo!!!

    ResponderEliminar