viernes, 23 de octubre de 2015

Carta a mis hijas - Lo que he aprendido

Aquí estoy, escribiendo esta carta, necesaria para mi, y espero enriquecedora para vosotras en un futuro no muy lejano. 
Este año no está siendo fácil, ya lo sé y os pido perdón por la parte que me toca. Que no es poca.
Un año lleno de cambios, algunos mejores y otros no tanto (pero venían en el paquete). Un año de cerrar puertas y abrir otras. Alguna a ciegas. Sin saber lo que había detrás realmente.
No está siendo fácil. Pero juntos, sé que llegaremos lejos!
Y lo que mas importa: todo lo que he aprendido y que quiero enseñaros.

He aprendido a ser humilde. Es muy fácil dejar paso a la arrogancia, a una excesiva seguridad en si mismo. Quiero que seas personas que piséis fuerte en este mundo, seguras de vosotras mismas, por supuesto, pero sin que esto quiera decir pisar a los demás. O mirar a los demás, sintiéndonos en la posición de poder opinar sobre ellos. Eso no. No vale. Y no lleva a nada. Siempre hay que ser humilde. Cosechareis amistades verdaderas y que duran en el tiempo.

He aprendido a escuchar. Me consideraba una persona cabezota, pero que sabia escuchar. Me he dado cuenta de que no era así. Solo escuchaba lo que quería escuchar. O el mensaje que escuchaba lo traducía automáticamente en lo que a mi me convenía. Quiero que aprendáis a escuchar a los demás, porque aunque os parezca que no tienen nada que aportar, opinar, juzgar....a lo mejor algo positivo se puede sacar de ahí. No juzguéis nunca. Nadie ni nada. Meter todo en el saco, llevároslo con vosotras y en un momento de lucidez y serenidad, ir descartando aquello que no cuenta!

He aprendido a pedir perdón. No soy rencorosa. Para nada. Pero sí me caliento enseguida. Y aunque me enfrié al poco, lo dicho, dicho está. Y luego cuesta mucho pedir perdón. Realmente no sabia hacerlo hasta hace poco. Volviendo al punto de la humildad, esto va de la mano. Si os equivocáis, que lo haréis, (porque somos humanos y en mano de nuestras emociones que no nos dejan pensar o actuar claramente casi nunca) después tendréis que pedir perdón! De corazón, La gente buena lo entenderá y os perdonará. Y las personas que no querrán escucharos, entonces no merecerán vuestro tiempo ni cariño.

He aprendido que no se puede llegar a todo. Siempre me he exigido mucho a mi misma. Ya no entro en como esto afecta a las personas que están cerca de mi. Ambiciosa, quería estar siempre entre las mejores (en el instituto, en el trabajo, en el deporte...). Recordad que como todo en esta vida, los excesos nunca son buenos. Tener un punto de ambición, tener objetivos y sueños en esta vida es bueno, sano y necesario. Pero ponerse metas inalcanzables, solo provoca frustración. Exigirse cada día mas, en todas las facetas de la vida cotidiana (trabajo, amigos, familia..) es imposible. Bajad el nivel de exigencia y vivir mas intensamente el presente. Sin tantas preocupaciones del "que será o que dirán".

He aprendido a disfrutar de las pequeñas cosas. He vivido estos últimos años, en una búsqueda continua de cosas que hacer, lugares que ver, experiencias que vivir con vosotras....Ese rollo de "quiero daros lo que yo no pude tener y bla, bla, bla". Paranoias de padres. Sin darme cuenta que el ritmo era tan frenético que ni disfrutábamos de ello. Por supuesto quiero seguir visitando lugares con vosotras y no sabéis como me llena de alegria escucharos (bueno, de momento LaDani es la que habla!) pedir como regalo de cumpleaños, un viaje! Viajar y leer son dos formas maravillosas de conocer el mundo! Pero esto nada tiene que ver con buscar planes porque sí. Una mañana en la piscina jugando los cuatros, un paseo de otoño recogiendo hojas secas o una tarde de primavera arreglando el jardín, son planes que llenan mucho mas y que quedan grabados para siempre. Disfrutar de lo sencillo y si puede ser con vuestra gente...no hay mejor plan!!

Pero sobre todo: he aprendido a vivir el presente con pasión!


Tenemos una familia maravillosa, que no necesita nada mas que uno de esos abrazos de cuatro para recargar pilas!
Así que sin mas, recordad ser buenas personas!
La vida os lo devolverá!
Vi amo tanto,
Mamma



1 comentario:

  1. Preciosa carta Ileana..me encanta leerte y lo que transmites
    yo hace ya algún tiempo que lo pongo en práctica. .y tienes toda la razon..saber disfrutar cada pequeño momento con pasión es fundamental en nuestro día a dia

    ResponderEliminar