martes, 12 de septiembre de 2017

La piedra de la tranquilidad

Un pequeña idea que ha salido del corazón, frente a ese llanto desconsolado que brotaba de sus ojos...
Porque que haces frente a esos ojos que no encuentran paz?
Que le dices a esa pequeña niña que se está dando cuenta que crecer, a veces, duele?
Que los miedos son normales, que tienes la certeza que todo irá bien, que el primer día de cole será un éxito, pero que también tienes la certeza de que esa sensación de incertidumbre duele? Y duele de verdad.
Como puedes estar ahí con ella, cerca de ella, transmitiéndole tu cariño y tu calor, sin poder pasar esa puerta?
Como puedes hacerle sentir que estarás ahí con ella?
Darle ese abrazo si se siente insegura?
Decirle que no está sola, si se encuentra sentada en una esquina sin nadie que quiera jugar con ella?
Decirle que es mas fuerte de lo que cree, cuando le tiemblen las piernas?
Como darle ese beso en la frente que lo dice todo?

Mientras acariciaba su pelo y le contaba mi primer día de cole (parecía que estaba contado alguna historia de la edad media! jaja!!) pensaba en las características que tenia que tener "mi-idea-aun-no-bien-definida".

Quería entregarle algo sencillo, que adquiriera significado por el gesto en sí, por lo que iba a representar, no por el valor material del mismo.
Tenia que ser pequeño. Lo suficientemente pequeño para que cupiera en la mano de LaDani, 6 años. No tan pequeño como para perderlo, pero sí lo suficiente para que cerrando el puño nadie pudiera verlo. No fuera a meterla en un lío el primer día de cole!
Tenia que ser un secreto, algo que pudiera tener en la mano la mañana entera si fuese necesario, sin que nadie le llamara la atención.
Un papel, como muchos de los post-it que le dejaba en la merienda el curso pasado no valían en esta ocasión porque se estropearian, porque estaría mas pendiente de no arrugar el papel que de otra cosa.
Me imaginaba a mi misma, buscaba en mis sensaciones: algo resistente, contundente, que con un solo apretón de mano te recordara de golpe que estaba ahí, y que todo iba a salir bien...

Pues una pequeña piedra. Un pequeño canto de río, redondito, de los que se encuentra en los jardines o en una excursión de domingo. Viene bien recolectar piedras, conchas, pequeños secretos que esconde la naturaleza.
Le he dibujado con un rotulador permanente una pequeña estrella. A nosotras nos gustan mucho las estrellas porque nos recuerdan a los deseos y a los sueños. Pero podía haber sido cualquier otro dibujo o símbolo. Cualquier cosa que signifique algo especial o simplemente le guste.

Ya no quedaba nada mas que hacer entrega de su nuevo "amuleto" que la acompañará el primero día de primaria en su cole nuevo, y todos los días que LaDani quiera.
Apretando su piedra de la tranquilidad  recordará todo aquello que hemos hablado la noche anterior: no estará sola, todo irá bien, hará muchos nuevos amigos, aprenderá muchas cosas nuevas y disfrutará mucho! Yo estaré fuera para esperarla. 

Ademas es increíble ver como una piedra que de por sí es fría y sin vida, acunada en una pequeña mano temblorosa, se vuelve enseguida caliente. Y poderosa!!!!

Nuestra piedra de la tranquilidad ha ayudado a LaDani a ser valiente, a entrar con la cabeza bien alta y decidida a disfrutar de su primer día, a no sentirse sola.
Y ya descansa tranquilamente en su nuevo estuche de purpurina azul, seguramente orgullosa por la gran labor prestada hoy, a la espera de otro día o de otro momento en lo que LaDani solicite su precioso servicio!

Un gesto sencillo, hecho con amor, mucho amor, que espero recuerde con mucho cariño cuando sea ella misma la que cuente a una pequeña niña desconsolada que llora en su regazo su primer día de primaria!

P.d. La Valerie también tuvo su piedra de la tranquilidad esta mañana, solo digamos que no le hizo ni caso. Literalmente. Hasta que un niño se la vió y entonces usó sus armas "seductoras" para chincharlo y restregársela en la cara una y otra vez. Hasta que un repunte de cariño volvió a asomar en su interior y terminó por prometerle a su nuevo amiguito que otro día le llevará una piedra de la tranquilidad a él también. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario